porno

Panorama energético caliente en el 2030

 

El primer escenario es el Escenario de Referencia, que llamaremos “Todo Sigue Igual” (TSI), en el cual no se adopta ninguna nueva política desde el 2008 hasta el 2030. En este caso, la temperatura mundial subiría más de 3 grados centígrados en promedio. Al segundo se le llama Escenario 550, que se refiere a las 550 partes por millón de contaminación. En este caso la temperatura sube hasta un máximo de 3 grados C. El tercero es el Escenario 450 ppm y, en este caso, la temperatura “solo” sube hasta un máximo de 2 grados C.

En el escenario TSI, se sigue invirtiendo en combustibles fósiles que emiten gases con efecto invernadero, no se implementan políticas de eficiencia energética (consumir mejor que antes, de manera que se maximiza el rendimiento por cada unidad de energía consumida) y tampoco se da impulso a las energías renovables (eólica, hídrica, geotermia y, también, la biomasa, donde están las biocombustibles).

En el escenario 550 ppm, la cosa cambia, pues los Estados deciden seguir políticas explícitas, las mismas que, según la AIE, debieran ser acordadas en la conferencia mundial de Copenhague de diciembre del 2009. Lo mismo rige para el escenario 450 ppm, lógicamente con una mayor fuerza. Aumenta la eficiencia energética y, también, el consumo de las energías renovables.

Dice la AIE que también aumentaría el consumo de la energía nuclear.

Pero llegar al escenario 450 ppm cuesta más plata. Dice la AIE que con el escenario TSI se invertirían US$ 26 billones (trillones, en inglés), mientras que para el 550 y el 450 se necesitarían US$ 4.5 y 9.3 billones adicionales a los que necesita el TSI.

La cuestión es que, en todos los casos, el consumo de petróleo aumenta en el período estudiado por la AIE (2007-2030). En el escenario TSI, el consumo mundial es de 103 millones de barriles diarios (mmbd), bastante más que los 82 mmbd del 2007. Con el escenario 550 y 450 se consumirían 9 y 16 mmbd, respectivamente. Pero en ambos casos se consumiría más petróleo que en el 2008.

Lo que esto significa es que, incluso con las mejores previsiones, no hay perspectiva de que el consumo de petróleo baje en los próximos 20 años. Y, ojo, el informe de la AIE es del 2008, lo que quiere decir que no pudo “prever” el fracaso de la Conferencia de Copenhague de diciembre pasado.

Con respecto a América Latina, la AIE dice que se invertirán US$ 1.8 billones en total, de aquí hasta el 2030, lo que representa el 7% del escenario TSI. De este total, tenemos, de un lado, que US$ 524,000 millones (el 29%) son de Brasil y, de otro, que la mayor parte va a ser invertida en combustibles fósiles. Dicho de otra manera, la AIE no prevé un cambio sustantivo hacia las energías renovables.

Así, si en el 2005 el consumo de carbón, petróleo y gas fue el 70.2% del total, en el 2030 en el escenario de referencia (o TSI) el total de estos tres combustibles se eleva al 71.6%. Solo bajaríamos al 66.2% en el Escenario Alternativo, pero esto implica muchos mayores esfuerzos del Estado, las empresas y la sociedad en su conjunto. ¿Podremos hacerlo? Ese es el reto.

 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords