porno

Cuestión de dignidad

Cuestión de dignidad

op-bll-01enojodignidad

Por Ronald Gamarra

Las elecciones no solamente son una ocasión de expresar preferencias, sino de afirmar principios, y uno de ellos es el principio de dignidad, de respeto por uno mismo, que nos impide premiar reeligiendo a los que gobernaron delictivamente. 

Y vaya qué delitos, todos debidamente documentados y comprobados: corrupción masiva y saqueo sistemático del erario durante una década; golpe de Estado, sometimiento y manipulación de las instituciones públicas en función de los intereses de la camarilla gobernante; destrucción de la libertad de expresión, “compra” de los medios y práctica sistemática de la desinformación a partir del SIN; manipulación de las FFAA y destrucción de la capacidad de defensa nacional; soborno sistemático y “compra” de congresistas…

La lista de delitos es enorme, y la encabezan, sin duda, los numerosos asesinatos planeados y ejecutados por el aparato de poder, que por su carácter especialmente aberrante, han sido condenados como delitos de lesa humanidad.

¿Cómo votar por ellos, ahora, si esencialmente los mismos que formaron el círculo íntimo de poder son los que ahora forman el entorno de la candidata, que entonces fue nada menos que primera dama reemplazando a su propia madre, puesta de lado por denunciar la corrupción del régimen? ¿Cómo votar por quienes ahora mismo tienen la audacia de exigir a los sufridos familiares de las víctimas de los asesinatos masivos de La Cantuta y Barrios Altos, como lo hace Martha Chávez, que ofrezcan disculpas, en lugar de que las ofrezcan quienes, como ella, formaban parte del arrogante liderazgo del régimen que cometió los asesinatos.

La posibilidad de perder la segunda vuelta operó, sin embargo, un sorpresivo cambio en el discurso de la candidata del fujimorismo, con la tímida aceptación inicial de “errores” en la actuación del régimen que cayó en el 2000, algo que nunca antes hizo. Sin duda, esto matiza su constante afirmación de que aquel régimen fue “el mejor gobierno de nuestra historia”: ya no podrá volver a decirlo sin que le persigan sus propias palabras.

No obstante, ¿se trata de un reconocimiento sincero? ¿Es suficiente decir unas palabras al paso, en una entrevista ocasional, para reparar la enormidad de los delitos cometidos, los millones robados, la dignidad nacional humillada, las vidas cruelmente segadas?  No, no lo es. Es demasiado tarde, carece de toda credibilidad. Detrás de la maquillada señora Fujimori está la autora de un consistente discurso autoritario y pro impunidad repetido por años, que dice lo contrario a lo que en los últimos días viene repitiendo. Que los cosméticos no nos hagan perder de vista que Keiko viene en paquete con papá Alberto y tío Vladimiro.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords