porno

Periodistas logreros y métodos fujimontesinistas

Periodistas logreros y métodos fujimontesinistas

op-bll-articulo09-20-05-11

Por Walter Paz Quispe Santos

No hay momento más propicio como la actual contienda electoral para espectar el rol de los medios de comunicación en la desinformación y deslegitimación en contra de un candidato y la promoción y posicionamiento de otro. En ese afán los comunicadores sociales y periodistas se valen de las argucias y métodos fujimontesinistas de toda calaña y calibre. Las estrategias argumentativas son muy conocidas en la retórica: Poner énfasis en Nuestros aspectos positivos, Poner énfasis en Sus aspectos negativos, Quitar énfasis de Nuestros aspectos negativos, Quitar énfasis de Sus aspectos positivos.

Hay por lo tanto, un periodismo logrerista, efectista y mal intencionado con tal de generar la incertidumbre en la opinión pública. Y los métodos de desinformación y manipulación son las que predominantemente se usaron en el periodo fujimontesinista. Las motivaciones son harto conocidos: los intereses de grupo y de continuidad ideológica de un modelo frente al otro que “preocupa” sobre todo a los dueños de muchos medios, el contuvernio del poder y la corrupción de sus relaciones sociales.

La estrategia práctica y general que usan para orientar en un sentido la información son: Pertinencia al grupo: ¿Quiénes somos? ¿Quién pertenece al grupo? ¿a quién podemos admitir? Actividades: ¿Qué hacemos, planeamos? ¿Qué se espera de nosotros? Objetivos: ¿Por qué hacemos esto? ¿Qué queremos conseguir? Normas: ¿Qué es bueno o malo, permitido o no, en lo que hacemos? Relaciones: ¿Quiénes son nuestros amigos o enemigos? ¿Qué lugar ocupamos en la sociedad? Recursos: ¿Qué tenemos que los demás no tengan? ¿Qué no tenemos que los demás tienen?
Con estas maneras de actuar de “las caras bonitas” del periodismo –así se denominan a la presencia femenina de comunicadoras sociales que ejercen el oficio de informar- y muchos otros periodistas del género opuesto, hasta los que tienen otras opciones de género como los gays, se han lanzado en la peregrina idea de polarizar a todo un país. Los candidatos así han pasado a un segundo plano. Los verdaderos protagonistas son los periodistas y tienen un objetivo común: el logrerismo político y la comodidad económica y social.

Hay un método muy conocido y harto usado que se denomina rumorología del que se valen para propiciar la cultura del miedo, la psicosis y el pánico social. Ciertamente ya no existen las virgenes que lloran sino han desenvainado la espada de Damocles para mostrarnos supuestos cataclismos políticos y económicos. No importan los códigos de ética, y la profesionalidad de un oficio sino la argucia, la falacia y la intolerancia de un grupo frente a otro grupo.

Ahora ya no importa lo que va a decir Ollanta Humala o Keiko Fujimori, sino la campaña logrera de Aldo Mariátegui o Monica Delta, Jaime Bayly o Rosa María Palacios para asusar y estereotipar sin la miníma responsabilidad por las consecuencias sociales para un país que aun aprende y no sabe muy bien de que es la democracia. En lo que respecta al que suscribe esta opinión, duele que los peruanos hayamos perdido la capacidad de indignación, y una vez más mi admiración por César Hildebrant y Mario Vargas Llosa que siguen haciendo decencia periodística en sus columnas de opinión. ¿Del resto?, cuanto menos se hable, mejor.

Walter Paz Quispe Santos

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords