porno

Una cuestión de dignidad

Una cuestión de dignidad

op-bll-especial04-20-05-11

Por Juan Sheput

Las elecciones  del año 1990 fueron unas elecciones sucias, en la cual el doctor Alan García tuvo  especial participación. Su interés por  evitar, a toda costa, que ganara Mario Vargas Llosa se manifestó en una movilización sin par del partido aprista para apoyar a Alberto Fujimori y desacreditar a como dé lugar al escritor. Había temor en que una victoria de Vargas Llosa se tradujera en una investigación profunda al gobierno saliente. Se logró el objetivo, se demolió al escritor y Alberto Fujimori fue presidente.  La herencia de García fue Fujimori.

20 años después, luego de un gobierno esencialmente mediocre y sin reformas visibles, una vez más Alan García y su administración temen una investigación. Tenían al frente a dos candidatos que, sin reparos, habían anunciado que no habría borrón y cuenta nueva. Los nervios de García se manifestaron en impedir a como dé lugar que Alejandro Toledo llegara a la segunda vuelta. Dispuso para ello del apoyo operativo y de asesoría publicitaria a Pedro Pablo Kuczynski.  Se logró el objetivo. Toledo no pasó; sin embargo, en la segunda vuelta está Ollanta Humala.

Ahora las baterías están dirigidas contra el candidato de Gana Perú. El presidente García no escatima esfuerzos en utilizar todos los medios a su alcance para favorecer a Keiko Fujimori. Al igual que hace 20 años, el doctor García apuesta por una opción que lo proteja de cualquier investigación, es decir, en esencia busca la impunidad. No vacila en aliarse con la candidata que representa lo peor que le ha podido pasar al Perú en toda su historia republicana. La decadencia moral que encarna el fujimorismo amenaza con volver al gobierno, con lo cual la conflictividad estaría próxima, para lamento de nuestra nación. 20 años después, gracias a García, un Fujimori podría estar nuevamente en el poder.

Se dice que la señora Fujimori no tiene por qué ser igual que su padre. No hay una genética  del poder dicen algunos. En efecto, no hay genética, hay un sistema. El fujimorismo es un patrón de comportamiento, un sistema, un conjunto de usos y costumbres que degradan nuestra ciudadanía. El fujimorismo es la decadencia moral, el modelo económico como dios y el clientelismo perverso como mecanismo de silenciamiento y utilización de los pobres.

Con Ollanta Humala podemos discrepar en ideas. Con Keiko Fujimori en  valores y principios. Es inaceptable que asistamos a un proceso electoral desigual, contaminado, sucio, que persigue únicamente la persistencia en un modelo económico que excluye y que se aceita a punta de faenón. Es terrible que algunos ciudadanos equivocados, por garantizar su buen vino  en la mesa, el plasma y la 4x4, apuesten por una candidatura que nos debería avergonzar como Nación.

Aún estamos a tiempo de evitar que el segundo García nos deje como herencia un gobierno con una grave fractura moral. Es una cuestión de dignidad.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords