porno

Con esperanza y dignidad

Con esperanza y dignidad

bll-especial02-22-05-2011

Por María E. Foronda Farro

Uno de los derechos más preciados que tenemos los seres humanos es el derecho a la vida y a gozar de un ambiente, sano y equilibrado en armonía con la naturaleza, como aspiración de nuestras sociedades de afirmarse con dignidad y soberanía en la gestión sostenible de nuestros recursos naturales.

El Perú sin lugar a dudas es privilegiado por ser uno de los países de mayor biodiversidad en el planeta, diversidad de climas, recursos genéticos, flora y fauna, además de una diversidad cultural y sabiduría ancestral depositada en nuestros pueblos originarios y comunidades campesinas.

La falta de planificación urbana y el poder del dinero así como las actitudes complacientes de gobernantes con visión cortoplacista transformo la Ciudad de Chimbote de ser reconocida como la Perla del Pacifico Sur en una de las trece ciudades más contaminadas a causa de la contaminación industrial pesquera, Siderurgica y urbana.

En este escenario decidimos junto a miles de chimboteros(as) luchar por la defensa de nuestros derechos ambientales y los de las futuras generaciones, enfrentando a la dictadura fujimorista y a los intereses del gran capital.

En Septiembre de 1994 esto era un riesgo que vivimos en carne propia, bastaba la sindicación de un "arrepentido" o que "sembraran" documentos para que a líderes y activistas ambientales fuéramos acusados y sentenciados por un tribunal sin rostro SIN NINGUNA PRUEBA como terroristas y privados de nuestra libertad por trece meses. Solo cuatro meses antes 18 campesinos de San Ignacio en Jaen Cajamarca fueron detenidos, torturados y acusados bajo la misma sindicación, cuál fue su delito: defender organizadamente los bosques de su zona contra los intereses de las Corporaciones madereras apoyadas por el Gobierno de Alberto Fujimori Fujimori.

En esta dura experiencia no solo reconocí el dolor y la impotencia de ser una de las miles de inocentes en prisión provocadas por actitudes totalitarias de un gobierno que en su lógica de exportar o morir, eliminaba todos los obstáculos en su camino, llevándose por delante padres, trabajo, amistades, familiares, sueños y derechos, tratando de borrar sin lograrlo, algo que en circunstancias tan adversas afloran con belleza y ternura: la dignidad y ética.

Junto a otras mujeres víctimas de la violencia política, institucionalizada por el Gobierno Fujimorista, conviví con niñas de 17 y 19 años en cárceles de máxima seguridad, con campesinas como Angelita y Paulina de Huancabamba , defensoras de los derechos de la mujer, quienes después de cuatro años de injusta prisión fueron puestas en libertad, con las disculpas del gobierno que se equivoco y cometió estos excesos.

Ahora en libertad recuerdo la frase del Padre Huber Lanssier acérrimo defensor de los derechos de inocentes en prisión, en la que preguntaba: cuánto dolor se encierra en la cárcel de un inocente, es una interrogante que aun continúa pendiente pues sin justicia no hay reconciliación ni olvido

Aun así tuvimos suerte de no ser un número más de las miles de personas asesinadas en la época de la dictadura fujimorista, ni estar entre las cientos de mujeres violadas para confesar un delito que jamás cometió.

Ahora en este escenario vuelvo a preguntarme que garantía tenemos que en un eventual gobierno fujimorista, no se repitan estas violaciones a los derechos humanos, con que autoridad moral pretenden erigirse como presidenta del Perú cuando en la gestión fujimorista se cometieron crímenes contra comunidades campesinas y asesinatos contra estudiantes como en Barrios Altos, La cantuta y desapariciones como los pobladores de Santa.

Espero que el día 6 de Junio tengamos un amanecer glorioso, con el inicio de un gobierno que afirme la democracia y respeto de los derechos humanos, un gobierno que no hipoteque nuestros recursos naturales al mejor postor, que no venda su conciencia y el patrimonio de la nación como lo hizo Fujimori con las reservas probadas de gas, que ponga reglas claras de juego sin arreglos bajo la mesa y siente las bases para un desarrollo humano sostenible en donde los peruanos podamos vivir sin la sombra del fujimorismo que polariza y no construye.

Un gobierno que tenga estadistas con visión de largo plazo, con ETICA y cuyo equipo tenga la autoridad moral y trayectoria de representarnos sin un pasado oprobioso y humillante para los peruanos, que repare a las víctimas de la violencia política e inice un proceso real de paz y reconciliación con justicia social.

Por estas razones como muchos ciudadanos (as) ratifico con esperanza y dignidad: Fujimori NUNCA MÁS.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords