porno

La "dignidad" en cuestión

La "dignidad" en cuestión

bll-especial12-23-05-2011

Por Ana María Pino Jordán

En días pasados, y cada vez con más frecuencia, se escucha sustentar con el sentido de DIGNIDAD la opción de un voto en contra de Fuerza 2011 este 5 de junio que se aproxima.

La DIGNIDAD, para traer el concepto a contexto, es un valor moral, inherente al ser humano. Se refiere a sentimientos con nosotros mismos, en cuanto somos seres pensantes, dotados de libertad y poder de creación. En consecuencia, es una categoría conceptual muy relacionada con ciudadanía y autonomía; de allí que por ejemplo, el primer artículo de la Constitución Política del Perú señala que: “La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado.”

Haciendo memoria, el gobierno de Alberto Fujimori, en el que la candidata Keiko Fujimori fue partícipe, por decir lo menos, y que ella reivindica como el mejor gobierno del Perú republicano, atentó sistemáticamente contra ese primer artículo de una constitución que, por otro lado, fue hecha a medida, resultado de su propia gestión de gobierno. Al respecto, se ha escrito bastante y con detalle; por tanto, resulta lógico que si optamos por un “voto por la dignidad”, el candidato elegido no sería precisamente Keiko.

Pero, ¡ha pasado a la segunda vuelta en estas elecciones! lo cual ¿querría decir que la mitad de los ciudadanos peruanos son indignos?. Creo que tendríamos que buscar explicaciones urgentes para entender nuestra sociedad ante propios y extraños.

Cuando se habla de las propuestas y ofertas de campaña, se ubica a las de Fuerza 2011 - con Keiko Fujimori a la cabeza - como de continuidad del modelo neo liberal, que dicho sea de paso, se implementó en la era fuji-montesinista y ha seguido su curso en los siguientes gobiernos (Perú Posible con Toledo y Apra con García).

El modelo, privilegia el capital, el gran capital. Se podría decir que es el modelo del “Estado del Capital” si entendemos, igual que Anderson, al Estado como “comunidad imaginada”, la que hoy es global, “soberana”, funciona “informalmente” con instituciones legales y como todo Estado ha creado sus símbolos y códigos. Dentro de esos códigos, los valores morales y éticos inherentes a la condición humana, no tienen ni prioridad ni jerarquía; usualmente les sirven de pretexto, es decir, le son sólo funcionales. Aparentemente sus valores son, entre otros, la acumulación de bienes materiales, el éxito a como de lugar, la estética de lo bonito y “cool”, el poder a cualquier precio, y su estrategia fundamental es procurar asimetrías e inequidades, las que son atendidas con asistencialismos.

En esta lógica, se puede apreciar claramente que los valores giran en torno al capital. Los seres humanos somos “recursos” dignos de explotar. Su sentido de poder les permite entregar “ciudadanía” y “representatividad” a los que son parte de este “Estado del Capital”. El resto de la humanidad, o es considerado “recurso humano” o en el mejor de los casos, “tonto útil”.

Es una lógica que por su hegemonía se ha internalizado en buena parte de la humanidad debido, entre otros, a su pragmatismo, legitimado a través de los medios. Su “dignidad” es, en consecuencia, otra; se sustenta en el capital. De allí que no es que la mitad de los ciudadanos peruanos resulten indignos, es que su dignidad responde a otros códigos, los de un sistema deshumanizado.

Se entiende entonces cómo es que cuando gente joven se expresa con frases como “prefiero dar un salto al vacío que saltar al desagüe” o cuando diversos analistas señalan que votar por Keiko es inmoral, están reivindicando la dignidad humana, la consignada en el primer artículo de la Constitución peruana que en buena cuenta es el pacto social que configura al Perú como Estado.

.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords