porno

La visión de largo plazo: revolución y democracia

La visión de largo plazo: revolución y democracia

bll-especial07-27-05-2011

Por Francisco Guerra  García

Una visión serena que no se deje atrapar por la virulencia de la campaña electoral expresada, sobre todo, en los medios de comunicación que quieren reinstalar en el gobierno el régimen fujimorista debería levantar la mirada y mirar hacia atrás un periodo de 20 años. Este ejercicio, si estuviera focalizado más en los hechos y las prácticas que en los discursos, descubriría que la izquierda peruana, después de la ruptura de Izquierda Unida, abandonó la militancia revolucionaria y se incorporó al régimen democrático asumiendo una posición reformista.

El paso de una militancia revolucionaria a otra reformista no ha significado ni significa el abandono de los ideales que encarna la izquierda –justicia social, lucha por la igualdad, preferencia por el mundo del trabajo, etc.–. Los cambios fundamentales que se producen en esta nueva posición política son dos: el primero reposa en un criterio de viabilidad, por el cual los cambios buscados deberán realizarse en plazos largos. El segundo, que es una consecuencia del primero, conlleva la necesidad de atender, preferentemente, las demandas sociales de corto y mediano plazo.

En el Perú después de 1990, este importante cambio posicional no fue acompañado del debate público y la comunicación amplia que su trascendencia política requería. Este prolongado silencio, rezago del excesivo ideologismo y del elitismo de los núcleos partidarios de la Izquierda Unida, es, en mi opinión, la causa principal del desconocimiento y la desconfianza de los grupos sociales que dudan de la veracidad del discurso de Humala y de Gana Perú. Estos grupos temen –legítimamente– que detrás de las palabras de Ollanta Humala y su equipo exista un grupo de revolucionarios profesionales que den vuelta a la tortilla. Pero esos grupos ya no existen. Por eso es necesario rechazar la visión antihistórica de la derecha y disipar el humo de los fantasmas que quieren revivir. Si soplamos el humo sus intereses quedarán al desnudo.

Es verdad que en el programa de Gana Perú existían planteamientos ambiguos sobre temas importantes referidos al rol del Estado. Principalmente el concepto de la economía nacional de mercado y las llamadas nacionalizaciones. Pero la formulación ambigua de esas ideas ha sido claramente rectificada y la incorporación de un amplio grupo de profesionales y técnicos intachables garantiza esos cambios. Gana Perú ha sido consciente de que para gobernar en democracia necesita más que un tercio de los votos. Las modificaciones en la formulación de su programa han tenido por objetivo obtener un respaldo electoral mayor al 50%. La corrida al centro de Gana Perú es un acto democrático que  fortalece el sistema político y otorga estabilidad al proceso económico. La derecha peruana está promoviendo la polarización de la sociedad y eso es muy peligroso en un país con tanta pobreza.

Personalmente votaré por Humala. Además debo decir que votar en contra de la Sra. Fujimori es para mí un acto de dignidad.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords