porno

¿De qué color será el viernes que viene?

¿De qué color será el viernes que viene?

bll-articulo02-16-08-2011

Por Guillermo Giacosa

La primera imagen que vino a mi mente, apenas desperté, era la de los músicos del Titanic que ejecutaban virtuosamente sus últimas melodías mientras el barco se hundía. Sin arte, sin heroísmo y, por supuesto, sin decencia, esos músicos están hoy representados por los delirantes conductores de la economía mundial que no atinan a otra cosa que a repetir recetas que precipitarán el derrumbe económico.

No solo no hacen nada por evitarlo, sino que hacen todo por acelerarlo. ¿Qué ocurrirá cuando se alcance el nivel de saturación a los ajustes recesivos? Ese nivel, en el cual navegamos desde hace tiempo, implica más desocupación y pérdida de los derechos sociales que aún están vigentes. La primavera sudamericana no puede ocultarnos la gravedad de la crisis en los países industrializados, pues pronto –muy pronto– las turbulencias generadas en el centro de la economía universal llegarán a estas costas.

La ceguera fundamentalista de unos y la defensa a ultranza de intereses propios de otros impide ver que, al menos, esta fase del capitalismo ha llegado al fin de su ciclo. Es inevitable que la protesta social crezca y se multiplique. Se trata, en muchos casos, de poblaciones que poseen un alto grado de información y que han sido habituadas, durante décadas, a respetar el orden social y, simultáneamente, a hacer respetar los derechos que les corresponden. Más allá de lo que ocurre estos días en España, Portugal, Grecia, Irlanda e Israel (que tiene su propio movimiento de 'indignados’) están los disturbios en el Reino Unido, que han sido de una violencia inusitada. Mientras tanto, un cada vez más desteñido Barack Obama anuncia que su país es y será un país AAA (calificación que otorgan 'especialistas’ vinculados a intereses económicos y que le dieron a Islandia la calificación máxima un día antes de que EE.UU. se hundiera).

El primer paso para curarse es querer curarse. Los actuales patrones de la economía imperante no aceptarán jamás un diagnóstico que no sea el que le dicta el propio bolsillo. Por lo tanto, habrá que alistar cuidados intensivos para salvar la vida del enfermo.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords