porno

Obama se sigue destiñendo

Obama se sigue destiñendo

bll-articulo03-26-08-2011

Por Guillermo Giacosa

Según el Washington Post, casi ocho de cada diez estadounidenses están insatisfechos con el funcionamiento del sistema político, y del porcentaje restante, 45% dice que está muy insatisfecho. Además, aproximadamente tres cuartas partes afirma que tiene poco o nada de confianza en Washington para mejorar la economía.

Su Congreso cayó 21 puntos en su aprobación y está en uno de los puntos más bajos de su historia (14% según CNN y 17% según el Washington Post). Obama también sale desaprobado y muchos se preguntan, recordando al prometedor candidato que anunciaba que los cambios eran posibles, “¿qué es lo que impide que el presidente se enfrente a la derecha y a los poderes que han llevado a este desastre? ¿Por qué no lucha?”.

Supongo que Obama es un gringo promedio cargado de todos los estereotipos con los que lo alimentó la visión que su país tiene de sí mismo, y tan conservador y tan belicista como quienes se niegan a aumentarles los impuestos a los muy ricos y quienes defienden las cruzadas en tierras ajenas. Ser blanco, negro, cholo o amarillo; hombre o mujer, es un accidente insignificante, como lo demuestra la historia, frente a las ambiciones personales y el peso de las creencias con las que nos han modelado.

Bush hizo lo que todos sabían que iba a hacer. Obama hizo todo lo que solo él y los poderosos sponsors que financiaron su campaña sabían que iba a hacer. El primero, alcohólico (aún bebe), inestable emocional y mentiroso compulsivo, no mintió, solo nos ocultó, por modestia, que Dios lo 'aconsejaba’. El segundo mintió, y su imagen está tan desteñida que hasta su otrora bello color parece hoy el producto de un mal dermatológico.

Una anécdota desnuda lo que imaginamos es el estado de ánimo de una nación. El ciudadano Tim Collette asistió a la toma de posesión de su hogar por un banco en Oregon, a quien no pudo pagarle la hipoteca y, dos horas después, fue al aeropuerto para recibir a su hijo soldado que regresaba de Irak mientras unos veteranos ondeaban banderitas. Lo vio, el joven sonrió, y el padre dijo: “Bienvenido a casa, hijo”, a pesar de que ya no tenía un hogar para alojarlo.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords