porno

Buscando un Mariátegui (aunque sin Santitos ni Alditus)

Buscando un Mariátegui (aunque sin Santitos ni Alditus)

op00-plantilla

Por René Galarreta

Hace poco acudí a la inauguración de una base nacionalista en Jesús María, compuesta de muchos jóvenes, que entre independientes, aliados y militantes, estuvimos en la campaña presidencial de Lima Metropolitana, recorriendo calles, plazas y cerros. La base tomó el nombre de Mariátegui… 

Acorde a la confluencia Gana Perú, los jóvenes que estuvimos enarbolando el discurso de cambio y denuncia de los gobiernos de derecha, apristas y fujimoristas, entre noviembre 2010 y junio 2011, no sólo en Lima, sino a nivel nacional, proveníamos de las canteras de la izquierda y progresistas: comunistas, nacionalistas y socialistas, con varios utópicos entre los independientes. Terminada la campaña, comenzamos a dar apoyo al gobierno, sea asumiendo cargos en el Estado, sea apoyando actividades partidarias o de confluencia gubernamental. Las posiciones críticas también estuvieron presentes, sobretodo en el nombramiento de algunos ministros; los conflictos sociales, en especial el del proyecto Conga; y la controversia por la devolución del Lote 88 del Gas de Camisea. Aún así, la unidad de dicha base, en función al proyecto de la Gran Transformación, es sólo comparable con bases más históricas, como el Comando Tupac Amaru, y hasta grupos de orientaciones trotskistas, no muy orgánicas y hasta contrapuestas, como el COEN. Y a diferencia de ésta última, la lealtad al liderazgo del Presidente, más que al entorno o los mandos medios, es indiscutible, así como a los lineamientos originales, que incluso debatíamos en pleno local de campaña, en la Calle Mariátegui del cual, obtuvieron el nombre. Sus próximas acciones iniciando el 2012, serán otra vez la salida a las calles, los círculos de estudio y debate, la autoformación, y el estudio de la obra de Mariátegui, de gran influencia en nuestras bases: socialismo y latinoamericanismo, incluso el antiimperialismo. 

En la controversia con otros amigos y compañeros en la izquierda, Mariátegui parece el punto de coincidencia, y por ende, de unidad de diversas tendencias. Nadie discute al Amauta, pero algunos izquierdistas lo interpretan de manera conveniente a sus fines. Del PUM a UPM, revisar la historia de partidos con fuerte influencia de Mariátegui, reafirma la necesidad de una nueva interpretación de la realidad peruana, pero no a partir del liberalismo de Miró Quesada o López Soria, sino, de las mismas fuentes de las cuales partió Mariátegui: El marxismo, y su adaptación en países con fuerte influencia cultural, es decir, volver a plantear la discusión de su aplicabilidad en la nación peruana, que permita la réplica en otros países. Estudios hechos por Flores Galindo, Cotler, Mattos Mar, etc. son abundantes en aspectos sociológicos, pero carecen del componente político, que proviene de la experiencia en la vivencia y construcción partidaria, desechando el mero discurso demagógico, de quienes enarbolan a Mariátegui, Arguedas, Guevara, etc. sólo para nombrarse revolucionarios, sin mantener coherencia entre la teoría y la praxis, y manteniendo viva la utopía con fanfarronería. 

Evocando la tolerancia de Mariátegui y Barrantes, y su compartida conciencia de la necesidad de conocer la realidad, pero teniendo apoyo del movimiento popular para llevar a cabo revoluciones, tengo la impresión que sigue la desconexión, entre intelectuales teóricos, izquierda partidaria y el pueblo organizado. La consolidación democrática, acceso a la educación, empleo y la participación traducida en inclusión social, van en detrimento, como diría Tafur, de posiciones de ultra derecha o extrema izquierda, ahora representadas en voceros como Aldo M. ó Goyo Santos. El constante ataque a posiciones de izquierda o progresistas, hacia la alcaldesa Villarán o el Presidente Humala, no hacen sino evidenciar los rezagos de una forma de hacer política, de medios y partidos reacios a asumir la realidad, con interpretaciones antojadizas de Mariátegui al siglo XXI, no constructivas. 

Finalmente, el apresurado llamado a una nueva IU, a propuesta de Patria Roja, me hizo recordar ejemplos fallidos, como el MNI -que quedó como anexo de PR y el cuento de nuevos liderazgos-, o los esfuerzos de la CPS, ANP y UI, evocando a la UDP o el ARI del siglo XX. Tengo esperanza, que los jóvenes que nos suceden, no cometan los errores de nuestros antecesores, inflando la victoria de la izquierda electoral peruana, que poco tiene de relación con la población de izquierda; así como asuman que las nuevas contradicciones a resolver, también pasan por el medio ambiente, la salud, la equidad de género, las pymes o mypes; o nuevas problemáticas como la seguridad ciudadana, el narcotráfico y la corrupción, que como dije, ameritan de neos Mariátegui, pero sin pies de barro.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords