porno

¿Enfermedad holandesa?

 

¿Enfermedad holandesa?

Por Germán Alarco Tosoni

op-holanNo es la primera vez que la mencionamos en esta columna de opinión. Ahora es reconocida hasta por el primer diario de circulación nacional. Se trata de una patología que tendría severos efectos sobre la producción y el empleo nacional. A diferencia de la inflación, la crisis fiscal, de balanza de pagos o la formación de burbujas que luego estallan, esta es una degeneración económica progresiva que elimina poco a poco a las exportaciones no tradicionales y a la manufactura local que compite con las importaciones por la mayor apertura externa. El resultado final es la reprimarización económica y menores niveles de empleo.

Su origen es la entrada excesiva de divisas. En el caso peruano, esta se explica por el gran crecimiento de las exportaciones tradicionales, especialmente de productos mineros e Hidrocarburos, resultado de los mejores términos de intercambio y los mayores volúmenes extraídos. La enfermedad se inocula en la economía cuando la abundante entrada de divisas afecta al mercado cambiario apreciando el sol. Esto perjudica a todos los exportadores, pero especialmente a los menos rentables. El síndrome se agrava cuando se producen otras entradas de divisas vinculadas con la inversión extranjera y los movimientos de capital de corto plazo.

Las medidas implementadas por el Banco Central son aspirinas al problema, ya que su intervención se limita a evitar fluctuaciones drásticas en el tipo de cambio. Asimismo, la implementación de su política monetaria contractiva y la elevación de la tasa de referencia, contribuye a incrementar las tasas pasivas y de esta forma a atraer capitales de corto plazo que agravan el problema. Mientras, el sol continúa apreciándose. Se estima que las primeras exportaciones en disminuir, a menos que estén dispuestos a exportar con pérdidas, serían los textiles y confecciones, la pesquería y el sector agropecuario. Se destruye empleo en las MYPES de estos sectores y en las actividades más intensivas en mano de obra.

Enfrentar esta patología no es simple. Hay que morigerar la entrada de divisas y aumentar la productividad. La opción conservadora de tener un superávit fiscal y crear un fondo soberano, depositando estos excedentes en el exterior, parece correcta para Noruega que tiene los problemas resueltos. La otra ruta es la de establecer mayores regalías a los sectores primarios, asociadas tanto a mejores precios internacionales como a mayores volúmenes de extracción. De esta forma se regulan los ingresos de divisas y se extienden nuestros horizontes de producción.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords