porno

La larga marcha de las Izquierdas

La larga marcha de las Izquierdas

op00-plantilla

Por Javier Torres

Luego de una semana de largo recorrido, la Marcha Nacional del Agua tuvo un cierre inesperado. Mientras que hasta la víspera había quienes hablaban del fracaso de la misma, 15,000 personas se movilizaron de manera pacífica por el centro de Lima demostrando su respaldo a los cerca de 800 marchantes venidos desde Cajamarca. Sin embargo, a tres días de la marcha, nada parecería haber cambiado en la escena política y mediática donde como es comprensible la captura de ‘Artemio’ ha sido el tema central de la noticia y los discursos.

A pesar del ninguneo de los grandes medios de comunicación nacional, la marcha tuvo un éxito que ni siquiera habían previsto sus más entusiastas organizadores. Y ese éxito radica en haber logrado canalizar el malestar de un sector de la población para con el gobierno de Humala a través de un tema que siempre moviliza: el agua.

La marcha del agua marca un hito para los críticos al gobierno y al modelo extractivo al poner en agenda, por primera vez, de manera clara y definitiva que hay un sector de la izquierda que no tiene el menor problema en expresar abiertamente su rechazo a la forma de hacer minería en nuestro país. Rechazo que se expresa no solo en los lemas y consignas de la marcha sino, sobre todo, en las propuestas de ley para prohibir la minería en cabeceras de cuenca, así como en el uso del mercurio y el cianuro en esta actividad.

Este hecho ha llevado a que aquellas otras fuerzas de izquierda, que aún hoy se mantienen en el paradigma “extractivo” y que consideran que la minería es una actividad fundamental para garantizar el crecimiento económico como ocurre con los ‘Ciudadanos por el Cambio’, hayan terminado respaldando una movilización donde el rol protagónico lo tuvo el líder de Tierra y Libertad, Marco Arana; y el secundario, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, de las filas de Patria Roja.

Aunque para algunos entusiastas asistimos a la emergencia de una izquierda ‘verde’ y para otros comienza una nueva confluencia de izquierdas, queda un largo trecho en el que sus diferentes corrientes tendrán que pasar de la lógica de “la movilización, resistencia y rechazo” frente al modelo extractivo a la construcción de propuestas de gobierno que le ofrezcan al país algo más que la hoy abandonada ‘Gran transformación’. Pero también a establecer alianzas entre sus tendencias y con otros actores políticos y sociales, a su vez que marcar una línea clara de deslinde con el renacido senderismo del Movadef. Y, sobre todo, a contribuir a que los gobiernos regionales y locales que están en manos de fuerzas de izquierda tengan una capacidad de gestión ejemplar que, hasta la fecha, no logran demostrar.

Que no hayan elecciones regionales hasta el 2014 y generales hasta el 2016 le da a las izquierdas peruanas un margen de tiempo que, bien aprovechado, puede permitirles salir de los márgenes de la escena política en los que se hayan postradas en buena medida por su propia incapacidaddesde hace dos décadas. De las izquierdas depende.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords