porno

El Condón

El condón

op00-plantilla

Por Arturo González

Ya no es que una chica de 16 años que hace lo que quiere con su vida, incluso casarse y descasarse, tenga que pedir permiso, y no simplemente comunicarlo, a sus padres para interrumpir su embarazo. Ya no es que el PP tan prontito haya dispuesto que sea necesaria receta médica para la píldora postcoital, como se sabe tan fácil de conseguir un fin de semana a las cuatro de la mañana.

Ya no es que los colegios, privados, pero, eso sí, concertados, es decir que reciben dinero del Estado, no admitan alumnos hijos de parejas gays. Tampoco lo es que la separación de sexos en las aulas de los colegios religiosoconcertados comience a ser una frecuencia. Ni que se cedan gratuitamente terrenos a colegios ultramontanos.

No. No es solo eso, siendo todo ello y más una monstruosidad del nuevo Gobierno. Es que también y ahora en la Comunidad de Madrid se necesitará el permiso paterno para que en los colegios se hable, ¡simplemente se hable!, del condón, que por lo visto doña Esperanza Aguirre lo considera un arma de destrucción masiva. La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha exigido a los directores de los institutos de Secundaria que pidan el consentimiento de los padres antes de emprender una campaña basada en la prevención del sida y de embarazos no deseados organizada por Durex y cincuenta ONG para fomentar el uso del condón en alumnos de 3º y 4º de ESO.

Los ultracatólicos se frotan las manos. Están ganando la batalla de la sexualidad en todos los órdenes. Continúan viendo el sexo como pecado, y como placer perverso. Es evidente que a nadie le gusta ponerse un condón; es como hacer el amor con guantes. Pero también es obvio que el peligro del sida y los posibles embarazos no queridos son causa forzosa para el uso del preservativo, que es el nombre fino que emplean los conservadores para llamar al condón. ¿Y qué contestarán los padres al requerimiento de la Consejería? ¿Se necesitará unanimidad en un solo sentido? La reconquista de lo retrógrado conservador en los usos y costumbres ha comenzado con el PP, y corre paralela y a la sombra de la crisis económica.

Ya lo saben: follar es pecado. Y si lo cometen es preferible hacerlo a pelo, aunque contraigas sida o te quedes embarazada, que ya veremos cómo lo arreglamos.

El condón lo dejan para la recuperación económica, para la reforma laboral y para el paro juvenil. Son los condones de la economía en la que los padres no opinan.

Lenta pero implacablemente van pergeñando su nueva Educación para la Ciudadanía. Vuelven las ratas, vuelven las chinches. La libertad, aquella quimera. Se han puesto condón en las conciencias. España vuelve a oler a calcetín sudado.

Comments  

 
0 #1 Arty 2012-02-29 21:23
no has mencionado cuanto ganan las empresas vendiendo el condón, y si es que están dispuestas a mover un dólar para luchar contra la cultura hedonista, cuanto para evitar realmente la promiscuidad y sacrificar sus ganancias para que las personas crezcan de verdad
Quote
 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords