porno

Conga: ¿va o no va?

Conga: ¿va o no va?

op01-conga03

Por Carlos Tapia

Comencemos señalando que, hasta ahora, no está yendo. Más aún, que está paralizada, es decir, que estando yendo... se paró; o más precisamente que la pararon. No es un juego de palabras, sino que se trata de apreciar la magnitud y característica del problema, ya que en un conflicto social como el de Conga, es más fácil paralizar un proceso productivo que echarlo a andar, o, para ser precisos, que volver a echarlo a andar. Por eso, a pesar de lo dispar, en la disyuntiva ¿va o no va?, las correlaciones de fuerzas se emparejan.En casos como éste, las dos partes han aceptado que se trata de un enfrentamiento relativamente prolongado (cuestionada legalidad versus oposición del sector avanzado de las masas) y se han preparado para esto. Ya que se tiene conciencia que para ganar se requiere conseguir el apoyo de las mayorías, y así conseguir aislar a la otra minoría. Y también ganar en la toma de posición del gobierno, que habiendo aprendido de los errores autoritarios pasados, pareciera que no los quiere repetir. La prepotencia no sirve para negociar nada. Se extraña a Lerner.
Es un clásico esquema de lucha entre minorías, pero que con argumentos de uno y otro lado se busca convencer a la mayoría silenciosa. Y para esto se utiliza tanto la fuerza (de un lado, paros y toma de carreteras; y del otro, el uso de la fuerza pública), así como la competencia en torno a sus razones y puntos de vista. El problema es peliagudo y tendrá que ser resuelto en el terreno de la negociación. Si no se promueve sin exclusiones o alguien se niega a participar, se renunciaría a disputar el consenso de las mayorías y sería mal visto por éstas. Y, así, la contradicción tendería a ser resuelta en el terreno del uso de la fuerza; y como se ha dicho, Conga no puede ir resguardada por el empleo de los fusiles. Nadie quiere otro Baguazo, y Yanacocha sabe que en este escenario Conga no va. De ahí que Yanacocha tiene que ceder, sí o sí.
Del lado de la protesta cajamarquina (Conga no va, en realidad es Conga no va, así), con la marcha del agua y además con su otro peritaje -también calibrado-, se ha reposicionado de mejor manera para ingresar a la negociación con más bríos y exigencias. Pero dentro de un límite más preciso y marcado que hace perdedora toda intención de patear el tablero. Los líderes de la protesta cajamarquina tienen una gran responsabilidad. Hasta ahora, los cajamarquinos han demostrado ser un ejemplo en la defensa de su agua y medio ambiente, y también de su dignidad, que será recordado por muchos durante mucho tiempo. Pero, para que su ejemplo se convierta en un paradigma nacional, y busque ser tomado como un modelo a seguir, se requiere encontrar una salida al difícil camino de hacer compatible la defensa del agua, con todas sus exigencias, y la necesidad de extraer el oro, con todos sus beneficios.
Sin embargo, tampoco sería raro que desde el Ejecutivo se impulse una nueva propuesta, para inaugurar un escenario favorable para la negociación, si ésta se encontrara en un callejón sin salida. Es que el presidente Humala también tiene mucho que ganar o perder con el éxito o fracaso de la negociación.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords