porno

Mitt Romney y los escuadrones de la muerte

Mitt Romney y los escuadrones de la muerte

op03_Mitt_Romimagen

Por David Brooks La Jornada

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, nombró ayer al congresista Paul Ryan como compañero de fórmula, un movimiento que le permitirá recuperar el debate sobre reducir el gasto público y la deuda en la lucha por la Casa Blanca. Paul Ryan, de 42 años, es un experto en déficit federal y ha sido un acérrimo crítico de la gestión económica de Obama y del abultado déficit fiscal.
Pero la nominación de Ryan, una estrella ascendente del Partido Republicano, se ha visto empañada con una catarata de revelaciones en paralelo sobre los posibles vínculos entre los escuadrones de la muerte de El Salvador con los negocios de su jefe Romney.
Romney, virtual candidato presidencial del Partido Republicano, obtuvo inversiones para su empresa financiera Bain Capital de exiliados latinoamericanos derechistas en Miami, algunos posiblemente vinculados con escuadrones de la muerte salvadoreños.
Unos 9 millones de dólares de la inversión inicial de la financiera de Romney y sus socios provinieron de familias salvadoreñas (entre otros latinoamericanos) que residían en Miami durante la guerra civil de su país en los '80, reportó el  Los Angeles Times el mes pasado.
Aunque estas relaciones de Romney con las familias oligarcas de El Salvador ya han sido reportadas de manera esporádica antes, recientemente se han intensificado las interrogantes sobre los vínculos de estos primeros inversionistas con la empresa financiera Bain Capital –fundada en 1984 por Romney y un grupo de socios– donde han permanecido como clientes y asociados de la empresa hasta la fecha.
La campaña electoral de Romney y la empresa han rehusado comentar los detalles de los inversionistas iniciales de Bain. Pero Los Angeles Times reportó recientemente que después de que los fundadores de Bain, incluido Romney, invirtieron 12 millones de su propio dinero, recaudaron alrededor de un tercio de los 37 millones en fondos de inversión iniciales de extranjeros ricos, la mayoría a través de empresas registradas en Panamá.
El primer inversionista exterior de los fundadores fue Jack Lyons, financiero británico que invirtió unos 2 millones y medio de dólares. Años después, Lyons fue condenado judicialmente por un escándalo financiero no relacionado con este negocio. Poco después, Romney viajó a Miami para negociar la inversión de los latinoamericanos, en particular salvadoreños, en su empresa. En ese tiempo –1984–, funcionarios del gobierno estadounidense estaban acusando públicamente a algunos exiliados en Miami de financiar a escuadrones de la muerte derechistas en El Salvador, indicó el Times. Algunos familiares de los primeros inversionistas fueron vinculados con los escuadrones.
De hecho, en esas fechas Romney expresó preocupación ante la sugerencia de su socio Harry Strachan de buscar fondos de inversión de los centroamericanos en Miami, ya que temía que esos fondos podrían estar vinculados con "dinero de drogas ilícitas, escuadrones derechistas o terrorismo de izquierda", reveló el propio Strachan al Boston Globe años después. Pero necesitaban los fondos para lanzar la nueva empresa y Romney viajó a Miami. Esos latinoamericanos han permanecido como clientes leales de Bain y, por lo menos hasta 2008, continuaban con uno de los grupos de inversionistas más grandes en Bain, según las memorias de Strachan.
El Boston Globe y Los Angeles Times han identificado a las familias salvadoreñas de Sola y Salaverría entre los primeros inversionistas, y el propio Romney, cuando regresó a Miami en 2007 para buscar apoyo financiero para su primera campaña presidencial, recordó en un discurso que estaba agradecido con varios latinoamericanos de esa ciudad por ayudarlo a impulsar a Bain, y nombró a Ricardo Poma, Miguel Dueñas, Pancho Soler, Frank Kardonski y Diego Ribadeneira, reportó ayer el Huffington Post. Algunos integrantes de estas familias, indica, estaban financiando directa o indirectamente a escuadrones de la muerte en El Salvador.
En 1984 la familia Salaverría –en particular los hermanos Julio y Juan Ricardo– fue acusada por el ex embajador estadounidense en El Salvador, Robert White, de financiar a grupos paramilitares en ese país, informó hoy el programa noticiero nacional Democracy Now. El Huffington Post añade que esa familia, como la de Sola, los Poma y los Dueñas tenían relaciones profundas con Arena, fundada por el líder de los escuadrones de la muerte Roberto D'Aubuisson.

Comments  

 
0 #1 Juan 2012-08-22 02:52
Cuando el rio suena es por que piedras trae. Sin lugar a dudas el objetivo es promover la venta de armas y crear trastornos en paises pacificos. Es responsabilidad de los jovenes vigilar y denuncias estas acciones . Dura tarea para los jovenes. Y goviernos que dejen de corromperse.
Quote
 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords