porno

Tercer gabinete en menos de una año ¿Un nuevo maquillaje?

Tercer gabinete en menos de una año ¿Un nuevo maquillaje?

op00-plantilla

Por Teófilo Bellido

Cinco cambios de ministros y en donde lo más destacado es la presencia de seis mujeres en el nuevo gabinete. En medio de conflictos sociales se va el cuestionado e indefendible Oscar Valdés e ingresa como Presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez Mayor, ex Ministro de Justicia y Derechos Humanos, quien promete –al igual que su antecesor- promover el dialogo para solucionar los problemas que afectan al país. También fue cambiado el cuestionado Ministro del Interior Wilber Calle por el abogado Wilfredo Pedraza.

Oscar Valdés y Wilber Calle encarnaron la tendencia más represiva y autoritaria del gobierno frente a los conflictos sociales, especialmente mineros.

En relación a ello, el camino para el movimiento popular es persistir en la exigencia por democratizar el Estado y dar solución a los problemas sociales con la participación de las autoridades locales elegidas y los representantes de las organizaciones populares, derogar las normas que permiten la criminalización de la protesta que, sabemos, no se anulan con palabras de un gabinete recompuesto al que dicen será dialogante; más si es la desconfianza la que predomina en gran parte de la población por una serie de promesas electorales incumplidas por el presidente Ollanta Humala.

Sin embargo, hay que decir en esta primera valoración de los cambios ministeriales, que la tendencia más represiva y autoritaria en el gobierno ha sido derrotada por la acción persistente de la lucha del pueblo, en primer lugar de Cajamarca en su rechazo al proyecto minero Conga, la provincia cusqueña de Espinar y las jornadas nacionales de lucha a cuya cabeza estuvo la CGTP. Para el gobierno no había otra salida que cambiar nombres, corresponde ahora demandar que este cambio sea también de políticas y actitudes firmes en la construcción de un orden democrático.

Tenemos que afirmar la necesidad de hacer realidad el diálogo como vía que permita abrir las puertas para la solución de los conflictos sociales, es el caso del proceso que se ha iniciado en Cajamarca para el tema Conga con la participación de Monseñor Miguel Cabrejos y el padre Gastón Garatea como facilitadores.

No más muertos, no más detenciones, levantar el Estado de Emergencia en Cajamarca deben ser las primeras medidas a implementar por el nuevo gabinete, para que empiece a recuperar la confianza perdida.

Lo grave en este "nuevo gabinete" es que continúa inamovible Luis Miguel Castilla Rubio con el fajín de Ministro de Economía y Finanzas, lo que significa más continuismo neoliberal. Esto implica que el gobierno apuesta por mantener las líneas gruesas de la política económica, fiscal, financiera y presupuestaria que el Estado Peruano ha venido desarrollando en esencia hace 20 años con los resultados de crecimiento económico sin redistribución, desigualdad y exclusión social que el pueblo conoce y rechaza.

Esta política económica neoliberal que promueve el gobierno está determinada por las grandes decisiones que se adoptan en el Ejecutivo, el Banco Central de Reserva (BCR) y que tiene en los organismos financieros internacionales su principal apoyo. Si se continúa aplicando el modelo económico neoliberal (promovido por la derecha y el empresariado) ejecutado desde el MEF bajo el control de los sectores neoliberales, serán entonces limitadas las posibilidades que tenga Ollanta Humala de solucionar los problemas económicos y sociales.

Sin cambio de modelo económico, sin cambio en las normas constitucionales que la amparan, es difícil aspirar a promover cambios de fondo en otros rubros de la sociedad. Lo que no significa cruzarnos de brazos en la lucha para lograr conquistas parciales en el aspecto laboral, agrario, descentralización, educación, salud. No podemos perder de vista que la meta de los grandes cambios, no debe dejar de lado la lucha por las reivindicaciones inmediatas.

El cambio que exige el Perú no consiste en ponerle cara atractiva al modelo económico, madre de los grandes problemas, tampoco maquillar el status quo; se trata de formular y hacer realidad un programa integral de transformaciones, un plan de gobierno que se oriente al progreso y desarrollo soberano del país, donde no sean las transnacionales las que finalmente decreten las políticas gubernamentales, ni sea la represión la respuesta gubernamental a las justas reclamaciones del pueblo. Se trata que el pregonado crecimiento sirva, también, al desarrollo y bienestar de las mayorías postergadas.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords