A propósito del discurso del presidente Humala: Conga ¿Parte aguas?

A propósito del discurso del presidente Humala: Conga ¿Parte aguas?

op01-cajamarca01

Por CooperAcción

Un nuevo capítulo del conflicto Conga se inició con la presentación del informe de los peritos y terminó con el discurso del presidente Humala el pasado viernes 20 de abril. Todo indica que no será el último capítulo de un conflicto que nos seguirá acompañando por un buen tiempo.

El presidente peruano ha anunciado una serie propuestas en su mensaje a la Nación: se garantizará la cantidad y la calidad del agua; la empresa minera deberá cumplir con las exigencias ambientales y sociales que se derivan del informe pericial; se debe ampliar el almacenamiento de los reservorios hasta cuadruplicar su capacidad; se creará un fondo social y más de 10 mil puestos de trabajo directos, entre otros aspectos.

No está demás señalar que el mensaje presidencial es una clara evidencia que los sectores que estaban preocupados por el proyecto, tal y como fue aprobado en octubre del año 2010, tenían razón. Además, este reconocimiento no habría ocurrido si los actores sociales de Cajamarca, sus organizaciones y líderes ambientales, no hubiesen levantado la voz.

También es un reconocimiento que el marco legal y la institucionalidad que existe en el país para abordar los temas ambientales y de las industrias extractivas han caducado y debe ser renovado. A estas alturas cabe preguntarse cómo es que se pudo aprobar un Estudio de Impacto Ambiental como el de Conga que, según los peritos y mucho antes el propio Ministerio del Ambiente, es necesario modificar de manera sustantiva.

¿Los anuncios del presidente permitirán canalizar el conflicto por la vía del diálogo? Dependerá de los próximos pasos. Se tiene que proponer un verdadero diálogo y evaluar toda la información y las diferentes recomendaciones. Un verdadero diálogo existe cuando hay la voluntad de construir un acuerdo común.

También despierta interés saber cuál es el verdadero significado de los anuncios en relación al caso Conga y de manera más general sobre el rol de la actividad minera en el país. Sobre todo cuando el presidente señala que ha instruido a los sectores correspondientes para que en materia ambiental y social: se actualicen las reglas que establecen las obligaciones ambientales para la minería; se fortalezca la fiscalización ambiental; se mitiguen los impactos ambientales; se garantice el acceso al agua como política de Estado prioritaria; se establezcan mecanismos de compensación y se articule el desarrollo de la minería con planes productivos en un marco de respeto a la cultura local.

Para que todos estos anuncios se puedan implementar se necesita de reformas profundas. Ajustes en la institucionalidad existente, acercamiento a las autoridades regionales y no enfrentamientos, mecanismos de participación ciudadana y nuevas políticas públicas. Si no se llevan adelante estas reformas no se podrá implementar nada de lo que ahora se está ofreciendo porque no se cuenta ni con los instrumentos, facultades y capacidades para hacerlo. Solo con una real voluntad política para llevar adelante verdaderas reformas, Conga se podría convertir en un verdadero parte aguas para la minería y los conflictos sociales en el país.