Humala ganará y Keiko perderá

Humala ganará y Keiko perderá

bll-especial04-23-05-2011

Por Gustavo Guerra-García

En la campaña municipal pasada Susana Villarán, de Fuerza Social (FS), ganó por un pelo, pero ganó. La lucha electoral fue desigual. La candidata de FS enfrentó: i) la oposición explícita de Palacio de Gobierno; ii) la acción y verbo del Alcalde de Lima en ejercicio; y iii) las opiniones críticas de varios ministros de Estado. En general, Susana Villarán y su tropa navegaron contra los intereses de muchos sectores empresariales, sectores conservadores de la Iglesia y fujimoristas que se jugaban a muerte por la candidata del PPC-Unidad Nacional, Lourdes Flores. Hasta Alejandro Toledo apoyó a Lourdes Flores. Tras un debate lleno de calumnias y verdades a medias, la candidata del establishmentorquestó una campaña negativa contra FS con el apoyo de varios medios de prensa y con estaciones de TV dedicadas a desinformar. El sábado previo a las elecciones, las encuestas indicaban que Lourdes Flores prácticamente habría alcanzado a Susana Villarán y que la tendencia de Lourdes era en alza y la de Susana en baja. En ese momento, los expertos pronosticaban un triunfo del PPC-Unidad Nacional. Se equivocaron todos. El pueblo desconfía de los candidatos del establishment. Así, mayoritaria, aunque apretadamente, una mayoría de limeños votó por la candidata del cambio y la inclusión.

En estas elecciones presidenciales se están generando condiciones muy semejantes. La candidatura de Keiko Fujimori está siendo apoyada con la misma intensidad y beligerancia por los mismos actores y poderes que apoyaron a Lourdes Flores. Keiko Fujimori tiene un cerrado apoyo empresarial y de las clases altas en donde suelen impregnar rápido los contenidos de la campaña del miedo. La campaña se está llenando, al igual que la anterior, de calumnias y verdades a medias. Los mismos medios de comunicación que intentaron demoler la imagen de Susana Villarán, están intentando arrinconar al candidato de Gana Perú. Definitivamente, los fujimoristas, tan hábiles para las mentiras y las malas artes, están sembrando su propia destrucción. La campaña fujimorista está dejando de ser popular y está convirtiéndose en una campaña del establishment. Todos los poderes establecidos contra Humala. Tremendo error de la derecha económica. Les recuerdo, humildemente, que el pueblo peruano, sobre todo el del interior y el rural, desconfían de los candidatos del establishment. Así que, más allá de las fotografías instantáneas de las encuestas, estimo que como respuesta a la masiva y abusiva campaña mediática contra Gana Perú, la población que vive en las condiciones más adversas les responderá con la misma desconfianza y dignidad que en la elección municipal. En octubre la esperanza derrotó al miedo. En junio, el establishment perderá “una vez más” contra el candidato de las mayorías populares..